Ponecia de la Escuela Tlalnecapam 2016


 

“EL APRENDIZAJE Y LA ENSEÑANZA DE LA HISTORIA COMO UN ESLABÓN DEL PROCESO DE FORMACIÓN DEL PENSAMIENTO CRÍTICO”

ESCUELA TLALNECAPAM

HOY ES SIEMPRE TODAVÍA


Dadme una pluma, papel, les voy a escribir un
libro de historia o un texto sagrado. Inventaré
un rey de Francia, una cosmogonía, una moral
o una gnosis. ¿Qué es lo que prevendrá a un
ignorante o un niño de que le estoy engañando?
Paul Valéry “De lꞋHistoire”


Usaremos como punto de partida algunas de las conclusiones a las que llegamos casi al unísono: la obra del historiador es, queramos o no, un instrumento de educación política -aunque a veces se disfrace de económico o intelectual-, y si vamos más allá, es también un medio para incidir en la formación intelectual, ética y cívica de los individuos: ciudadanos críticos, responsables y reflexivos o sumisos y obedientes. Quien investiga, conserva, escribe o enseña la historia, tiene una innegable responsabilidad moral. No se puede aducir ingenuidad, ignorancia o neutralidad.